AUGC Madrid reclama conocer los motivos del traslado de la Unidad de Reconocimiento de Subsuelo

(Madrid/31.01.2018) El cambio de ubicación de la Unidad de Reconocimiento de Subsuelo de la Guardia Civil desde Madrid capital (cuartel de Batalla del Salado, donde está desde su nacimiento, en 1996) a Valdemoro, planificado por la Dirección General, está provocando más de un conflicto para los guardias civiles que componen esta unidad: en primer lugar, la coacción recibida para que firmaran un documento en el que mostraban su voluntariedad a este cambio de ubicación, so pena de ser cesados en el destino; en segundo lugar, la pérdida de calidad de vida debido al traslado a diario hasta la localidad de Valdemoro, con lo que todo ello conlleva; y, en tercer lugar, la pérdida de operatividad de la unidad, que realiza la mayoría de sus servicios en Madrid capital (el 95%).

Ha sido en este mes enero cuando AUGC Madrid ha tenido conocimiento de que se pretendían realizar modificaciones en la unidad. Una de ellas era el cambio de dependencia orgánica, ya que actualmente dependen de la Agrupación Rural y Seguridad de la Guardia Civil (ARS), pero van a pasar a hacerlo del Servicio de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil (SEDEX). Desde AUGC no vemos objeción a este cambio de dependencia orgánica. El verdadero conflicto se inició cuando, tal y como ya hemos comentado, se conminó a los agentes de esta unidad a firmar la voluntariedad del traslado, pues de no hacerlo podrían ser cesados en el destino. Ante esta situación, firmaron todos los agentes menos uno, quien, ante los inconvenientes del desplazamiento diario a Valdemoro (un importante aumento de tiempo y dinero) ha optado por solicitar vacante en otra unidad. Además, otro ha solicitado realizar un curso de Policía Judicial y varios han firmado la voluntariedad, pero para permanecer en subsuelo mientras esperan a que salga algún destino de su interés y no tener que pasar a comisión.

Por todo esto, creemos que la calidad de vida en esta unidad, que era bastante aceptable, va a empeorar en gran medida. El cambio de los horarios de servicio, debido al tiempo de traslado, acarrearán un desajuste para la conciliación laboral y familiar de los agentes de la unidad.
Por otra parte, nos gustaría saber qué criterios ha tomado la superioridad para decidir el traslado. Parece claro que no se han basado en criterios de operatividad, puesto que una parte muy importante de los servicios que realiza esta unidad se hacen en Madrid capital, y no es lo mismo acudir a un servicio desde el cuartel de Batalla del Salado, donde los tiempos de reacción son más rápidos, que desde la localidad de Valdemoro. Estamos hablando del traslado por autopistas como la A-4 y la R-4, que pueden acumular un número importante de vehículos en determinadas horas. Obviamente, esto retrasaría el tiempo de reacción ante un servicio urgente. Desde nuestro punto de vista, se está perjudicando el servicio que se debe prestar al ciudadano, que es a lo que se debe la Guardia Civil. Además, a esto hay que sumarle que este cambio de ubicación también afectará a las arcas del Estado y por ende a los bolsillos de los ciudadanos, pues los traslados que deberán llevar a cabo estos agentes para realizar sus servicios a Madrid capital u otros lugares multiplicarán por diez los gastos en combustible de sus vehículos oficiales. Y no solo eso: las obras que deberán realizarse en Valdemoro para adecuar las instalaciones supondrán un gasto añadido. Y es que, si en estos momentos todavía no se ha realizado el traslado de la unidad es porque aún no se sabe dónde se ubicará dentro del Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro ni las instalaciones de que dispondrá, como vestuarios, zonas de limpieza de material, uniformes, etc., instalaciones necesarias debido a la naturaleza del servicio, que suele realizarse en alcantarillados y requiere, por aplicación de las normativas de riesgos laborales, una higiene, limpieza y desinfección específicos. AUGC Madrid estará atenta a los acontecimientos para que no se vulnere ningún derecho de estos agentes.

La Unidad de Reconocimiento de Subsuelo de la Guardia Civil se creó en 1996. Sus funciones son la vigilancia e inspección preventiva del subsuelo; la intervención operativa, con ocasión de la comisión de actos delictivos; la recogida de muestras de los vertidos a la red de alcantarillado; la colaboración en la planificación y ejecución de dispositivos de seguridad ordinarios y extraordinarios; y la elaboración de planes y estudios integrales de seguridad referidos al subsuelo de domicilios de personalidades, altos representantes de la Administración y de los edificios oficiales.

 

This Post Has Been Viewed 46 Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *