Situaciones límite en las fiestas patronales: la falta de personal y medios en la GC dejan desprotegidos a agentes y ciudadanos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Hace tan solo un mes, AUGC Madrid denunciaba la falta de personal y de material en los disturbios de las fiestas patronales de Pinto, que pusieron en peligro a agentes y ciudadanos. Ya entonces, el secretario general de AUGC Madrid, Francisco Cecilia, advirtió de que situaciones como esa podían volver a repetirse si no se mejoraba la gestión y la coordinación de las unidades y no se aumentaban los efectivos. Obviamente, esto no ha sucedido, lo que ha dado lugar a unos altercados este fin de semana en las fiestas patronales de Majadahonda calcados a los que ocurrieron en Pinto: miles de jóvenes empezaron a lanzar botellas, piedras y objetos contra el personal de seguridad, la Policía local y la Guardia Civil al completarse el aforo de la macrodiscoteca y que no se permitiera entrar a más gente. En esta ocasión, sin embargo, el balance ha sido peor: seis agentes de la Guardia Civil han resultado heridos, además de dos policías locales y varios jóvenes implicados en los disturbios.

La escasez de personal y medios es un problema que está llevando a la Guardia Civil a una situación límite: la necesidad de solicitar apoyo ante la falta de operativos para enfrentar este tipo de altercados provoca que las localidades cercanas, al acudir al llamado, se queden desprotegidas en caso de surgir algún otro problema. Además, la tardanza en la llegada de algunos de los refuerzos empieza a ser común: las patrullas del GRS a las que se solicitó ayuda a las 4.30 horas no llegaron hasta las 8:00. El motivo: este fin de semana estuvo todo el GRS concentrado en Zaragoza, cerca de Cataluña, por el tema del referéndum. Aunque AUGC Madrid no quita importancia a este problema, considera que el GRS debería estar presente con más frecuencia en este tipo de eventos, y no que acuda solo cuando se piden refuerzos por altercados.

AUGC Madrid considera que la responsabilidad de esta carencia de personal es de las instituciones y responsables políticos que hacen caso omiso a las reclamaciones de las asociaciones de la Guardia Civil, que llevan años pidiendo más medios y personal y a los que siempre se les contesta con el ya manido: “no hay presupuesto”.

Esto ha provocado que situaciones que debieran ser hechos aislados se hayan convertido en lo habitual: en las últimas semanas ha habido disturbios, además de en Majadahonda, en las fiestas de Hoyo de Manzanares, en Aranjuez y en Agustín de Guadalix.

En todos los casos, la falta de medios y de personal ha provocado situaciones de grave peligro, tanto para los agentes de la Guardia Civil como para la Policía Local y los propios ciudadanos. El caso más grave se ha dado en Agustín de Guadalix, donde falleció un chico de 19 años por una puñalada.

En Hoyo de Manzanares, por su parte, solo una patrulla con dos agentes cubría las fiestas, donde hubo altercados tanto la madrugada del viernes al sábado como del sábado al domingo de la pasada semana, lo que dio lugar a varios policías locales heridos. Jóvenes de Galapagar acudieron a las fiestas patronales de Hoyo de Manzanares y se enfrentaron a los locales, lo cual acabó en una batalla campal. Lo más sangrante es que son altercados que se producen todos los años, por lo que no es una situación imprevisible, sino algo conocido por todos y para lo que se hubiera podido poner remedio de antemano. Sin embargo, solo dos agentes, junto con la Policía Local, tuvieron que enfrentarse sin medios a cientos de violentos. Desbordados por la situación, los agentes pidieron refuerzos a las seis menos diez de la mañana. El resultado: una sola patrulla de apoyo que llegó a las 7. En el camino, un militar y dos policías locales heridos, una de ellas fuera de servicio, que tuvo que ser atendida por una lesión maxilofacial después de un puñetazo.

Este tipo de situaciones se podrían paliar, como ha repetido en múltiples ocasiones AUGC Madrid, con la reorganización de las unidades y una mejora en la gestión de los recursos humanos y de la coordinación entre las distintas fuerzas de seguridad. Siendo la falta de personal y de medios evidente, una reorganización de unidades mejoraría la eficacia y permitiría que las patrullas se encontraran destinadas donde fueran necesarias.

No obstante, y aunque la Comandancia tiene la responsabilidad de la organización, no hay que olvidar que el problema principal es una carencia de personal que se da por decisiones políticas: las bajas de guardias civiles no se cubren con las plazas que se ofertan en el Cuerpo. Aunque el año pasado se convocaron 1.800 vacantes, desde 2010 y hasta 2015 solo se ofertaban 150, 300 o como mucho 500 plazas. Esto ha provocado una escasez de personal que impide que exista la cobertura necesaria en eventos como los señalados, por mucha reorganización que exista.

Por otro lado, los alcaldes se oponen, en muchas ocasiones, a esta reorganización, pues no quieren quedarse sin puesto de la Guardia Civil en su localidad. Es por ello necesaria también una labor pedagógica para que todos los implicados entiendan que esta situación es insostenible y que sin una mayor eficacia en la organización y la gestión del personal y del material seguirán produciéndose situaciones de grave peligro en las fiestas patronales, como hemos podido ver hasta el momento.

Por todo ello, AUGC Madrid reclama que las instituciones y los responsables políticos respondan a las demandas de los guardias civiles y tomen las medidas necesarias para que la Guardia Civil cuente con más personal y más medios, no solo para este tipo de altercados, sino para poder atender de manera adecuada la necesidad de seguridad de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid y de todo el Estado.

 

This Post Has Been Viewed 18 Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *